Mes: junio 2014

¿Tienes una empresa? ¿Sabes como controlar la morosidad de tus clientes?

En el día de hoy la morosidad es uno de los principales problemas que sufren las empresas y muchas se ven obligadas a cerrar sus puertas por falta de liquidación ya que no cobran las facturas de sus clientes, es decir, no cierran por lo que deben, sino por lo que les deben a ellos.

Primero de todo, debemos llevar un exhaustivo control de los cobros de nuestros clientes y tener una política de crédito, en la que deberemos tener un contrato con las condiciones de venta en la que se incluyen los plazos de pago. Es importante que tengamos toadas las operaciones documentadas correctamente (pedido, albaran, factura) y firmadas por nuestro cliente, ya que si hubiera algún problema de cobro de dichas facturas, lo necesitaríamos en el momento que iniciamos un proceso judicial de recobro y también si se trata de una operación asegurada.

En segundo lugar, es importante que fijemos un límite máximo de crédito para cliente, es decir, establecer una deuda máxima con nuestra empresa. El límite máximo de crédito se establece según su capacidad financiera. Esto nos permitirá tener un “chivato”, el que nos permitirá parar el subministro a un cliente en concreto y dejar de suministrar producto, hasta que se produzca una disminución de la deuda. 

Imagen

 

Debemos tener información periódica de nuestro cliente, debemos saber que sucede con él, como por ejemplo deberíamos controlar si ha aumentado las compras, si se esta retrasando en el pago de las facturas, si ha disminuido sus compras con nosotros, si hay devoluciones de recibos, si ha pedido un aumento del plazo de crédito o del limite de crédito, etc.

Recuerda que, a veces es mejor no vender, que vender y no cobrar. Por eso debemos hacer una selección de los clientes a los que ofrecemos crédito y el resto cobro al contado.

Anuncios

Economía del Intercambio ¿moda o éxito?

Actualmente escuchamos hablar sobre la economía del intercambio, cuando anteriormente se le había denominado Economía del Trueque también es conocida como consumo colaborativo.

La teoría principal de la economía del intercambio es sacar provecho de los recursos infrautilizados que tenemos ya sean materiales o intangibles.

La economía de intercambio, produce cambios culturales y económicos en la sociedad y pone de moda nuevas formas de utilizar o de sacar beneficio a los bienes que se posee.

Anteriormente, se solía hacer en mercadillos o a través del “boca a boca”, actualmente con Internet y con la globalización, se ha puesto de moda hacer el trueque mediante las redes sociales con la creación de grupos o de paginas donde se ofrecen o se solicitan bienes (tanto tangibles como intangibles), se han creado plataformas P2P, entre muchos otros.

Imagen

Pero tenemos que tener en cuenta, que en la economía del intercambio también, se produce la meritación de los impuestos, ya que a pesar de que no haya transacción económica, de debe tributar por ello, ya que es posible que cobremos una garantía o un alquiler. Algunos países o ciudades  para poder controlarlo como por ejemplo San Francisco  prohíbe los alquileres de menos de 30 días, pero permiten a la gente dejar su lugar de residencia, con la condición de que vivan allí la mayor parte de tiempo y se registran en la ciudad y pagan el impuesto hotelero, que asciende a un 14%.

¿Qué sucede con los desperfectos? ¿Qué sucede con los seguros de alquiler de casa o del coche? Pues lo que sucede os diré que como tenemos el bien y al ser alquilado o prestado, se produce un aumento de los accidentes o de las reparaciones, por eso las aseguradoras han endurecido la cobertura de los seguros.

Por finaliza os voy a poner algunas de las más conocidas, como son las de intercambio de casas para vacaciones, compartir coches en trayectos, los bancos del tiempo, serian los mas conocidos.